11 de jan de 2009

Plantas de los Dioses

Richard Evans Schultes
Albert Hofmann
Revisión: Christian Rälsch

PLANTAS DE LOS DIOSES - Las fuerzas mágicas de las plantas alucinógenas

Cuando más penetras el mundo de teonanácatl, más cosas se ven y miras nuestro pasado y nustro futuro como una sola cosa que ya se llevó a cabo, que ya sucedió (...) Veo caballos robados y ciudades enterradas cuya existencia es desconovida y que están a punto de salir a la luz.
Veo y sé millones de cosas. Conozco y veo a Dios: un inmenso reloj que palpita, esferas que giran alrededor y adentro de las estrellas, la tierra, el universo entero, el día y la noche, el llanto y la sonrisa, la felicidad y el dolor.
El que conove hasta su fin el secreto de teonanácatl puede ver esa infinita maquinaria de reloj.

María Sabina